Calderas y calderines

Se considera caldera a todo aparato a presión en el que el calor procedente de cualquier fuente de energía se transforma en utilizable, en forma de calorías, a través de un medio de transporte en fase líquida o vapor.

Esta instrucción es aplicable tanto a calderas como a sus elementos asociados: economizadores, sobrecalentadores, etc.

Se excluyen:

  • Las integradas en centrales generadoras de energía eléctrica incluidas en la ITC EP-2
  • Las integradas en refinerías y plantas petroquímicas incluidas en la ITC EP-3
  • Las de vapor y agua sobrecalentada clasificadas en el Artículo 3.3 y en la Categoría I de las previstas en el Artículo 9 y Anexo II del Real Decreto 769/1999 sobre equipos a presión (PED 97/23/CE)
  • Las de agua caliente de uso industrial con Pms x VT < 10.000 [Pms = Presión máxima de servicio en la instalación en bar; VT = volumen total de la caldera en litros], y las incluidas en el Real Decreto 1027/2007, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones térmicas en edificios (RITE)
  • Las de fluido térmico con Pms x Vi < 200 si Tms > 120°C, ó con Pms x Vi < 2.000 si Tms <= 120°C [Pms: presión máxima de servicio en la instalación expresada en bar, Vi: volumen total de la instalación en litros, Tms: temperatura máxima de servicio].

A diferencia de lo exigido en las inspecciones de nivel A, B y C para los equipos en general, particularmente a calderas se añade: Inspección visual previa a la limpieza, inspección visual posterior a la limpieza, la realización de prueba de funcionamiento, y la realización obligatoria de END.

Descargar ficha en pdf

Reglamentación aplicable

Solicite presupuesto

Sin compromiso y sin esperas.
A través de nuestra web o por teléfono 902 103 620